Vínculos en la Sala de Clase: Cómo Reforzarlos

Te contamos cómo formar y reforzar vínculos socialmente afectivos en la sala de clase,  incluyendo estrategias y tácticas que puedes empezar a aplicar hoy. 

Todos los buenos profesores se esfuerzan por crear un sentido de comunidad en sus salas de clase y saben por experiencia que crear y fortalecer lazos entre los estudiantes no es un evento de una sola vez. 

En el mundo real y en la escuela, el compañerismo y el respeto mutuo entre compañeros se fomentan, o se desgastan, durante días y meses, no durante la primera semana.

Debido a que el tiempo de clase es precioso y pasa demasiado rápido, las estrategias que aprovechan los pequeños momentos de instrucción tienen un gran potencial para ayudar a los estudiantes a formar una comunidad.

Saludos grupales

Un enfoque rápido, de baja preparación y de alto impacto para cultivar la comunidad es algo que llamamos saludos grupales. 

Un saludo es un gesto de reconocimiento o respeto cuando las personas se encuentran o se despiden. 

En la sala de clases, un saludo grupal es un gesto social o físico impulsado por el maestro que se comparte entre dos o más estudiantes al comienzo o al final de una interacción.

Los saludos grupales se pueden usar con estudiantes de todas las edades, incluidos los que son tímidos o tienen dificultades con las habilidades sociales.

Al comienzo de una interacción, este tipo de saludos ayuda a romper el hielo y lleva a los estudiantes a conectarse de una manera no académica. Al final de un diálogo o tarea, o hacia el final, brindan una sensación de cierre o logro.

Resolución pacífica de conflictos: Técnicas para implementar en la sala

Muestra interés e impulsa las conversaciones

Mostrar interés en la vida de los alumnos es una muy buena forma de impulsar los vínculos y la sensación de comunidad en el aula. 

Pregúntales sobre sus pasatiempos, actividades después de la escuela y familias. 

Habla con tus alumnos antes de la clase, después de la clase o durante la hora del almuerzo, y tómate el tiempo de conocerlos desde un enfoque más personal. 

Haz dinámicas en la sala que impulsen a los alumnos a comentar sobre sus vidas y sus intereses. 

Toma tiempo para las celebraciones

El aprendizaje no se trata solo de un tiempo de estudio serio y actividades específicas. 

Para evitar caer en la mentalidad de “todo trabajo y nada de diversión”, una mentalidad que no ayuda a generar vínculos afectivos en la sala, programa algunos días especiales para celebraciones, como Semana Santa, Halloween o Navidad, y busca que estos días se centren en la diversión. 

Mientras se están divirtiendo puedes aprovechar de enseñarle sobre tradiciones y de dónde vienen. 

Las tradiciones y actividades de esparcimiento ayudan a crear un sentido de pertenencia y a su vez permiten que los estudiantes se conozcan fuera de un ambiente rígido. 

No importa la estrategia que uses, el hacer tiempo para que los alumnos interactuen, mostrarles interés y respeto y motivarlos a saludarse y conocerse de forma personal ayuda a reforzar y a crear vínculos sanos entre ellos, con los maestros y con la comunidad educativa como un todo. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: