Comunidad Escolar y Prevención de la Violencia: Enfoque Colaborativo

La prevención de la violencia en la comunidad escolar no es solo responsabilidad de los entes administrativos. Los alumnos, el profesorado, el personal y los padres tienen un papel importante que desempeñar en la promoción de entornos escolares positivos que no toleren la violencia de ningún tipo.

Lamentablemente, la escuela es “uno de los lugares en donde se produce la mayor violencia contra los niños”, según la UNICEF. 

Sin embargo, es también el ambiente más propicio para impulsar el desarrollo de relaciones interpersonales positivas y mecanismos socioemocionales que ayuden a prevenir la violencia. 

Sin duda, la violencia en las escuelas y en la comunidad escolar no solo afecta a los niños generando sufrimiento de daños físicos y psicológicos, sino que también obstaculiza el aprendizaje, dando lugar a la deserción escolar. 

En este artículo, presentamos cómo prevenir la violencia en los colegios e instituciones educativas en general, desde un enfoque colaborativo. 

¿Qué se entiende como violencia en la escuela?

La violencia en la escuela se define como un tipo de comportamiento no deseado, percibido como hostil y nocivo, que afecta la integridad física o psicológica de un niño o adolescente, sus derechos o su dignidad. 

La violencia puede ser experimentada y cometida por los estudiantes o el personal escolar (maestros, empleados, entre otros). 

En las escuelas chilenas, así como colegios latinoamericanos, la violencia adopta diferentes formas, desde el acoso sexual, exclusión, insultos, ciberviolencia, racismo, bullying, golpes, hasta el castigo físico. 

Es necesario que se sumen esfuerzos para atacar este tipo de conflictos en las escuelas desde un enfoque colaborativo, es decir, uniendo a los diferentes entes de la comunidad escolar para contrarrestar este problema. 

Prevención de la violencia en la comunidad escolar desde el enfoque colaborativo

Se estima que más de un tercio de los estudiantes en Chile y otros países del mundo, experimentan al menos un episodio de violencia verbal o física en la escuela o camino a la escuela. 

Incluso, en sus hogares, lo que amplifica el radio de acción de diferentes conflictos. 

El enfoque colaborativo se refiere a la movilización de todos los actores de la comunidad educativa de la clase, la escuela, padres o apoderados, entidades públicas, y el entorno con el objetivo de preservar la escuela de todas las formas de violencia, y haciendo de ella un lugar seguro para todos. 

Si bien existen numerosos programas con políticas educativas, y estudios teóricos sobre el origen de la violencia escolar, todavía están en marcha la realización de manuales prácticos y recursos para maestros y padres, sobre cómo atender este problema uniendo todos los esfuerzos. 

Recomendaciones para actuar colectivamente contra la violencia escolar 

A continuación, presentamos algunas medidas aprobadas para reducir la violencia escolar desde diferentes sectores claves:

  • Informar sobre la violencia escolar para generar conciencia en la comunidad educativa. 

En este sentido, es importante informar sobre cómo identificar a los agresores y a las víctimas, causas, tipos de violencia, entre otros, a través de campañas de concientización. 

  • Incluir actividades de ocio y disfrute en las aulas. Además de propiciar su relajación, es en este tipo de actividades en donde los jóvenes suelen destacarse y obtener reconocimiento haciendo algo que disfrutan sin presiones, lo que impulsará igualmente su motivación. 
  • Establecer una normativa de convivencia en el aula y en la escuela. Mediante esta estrategia, se podrá incluir a los estudiantes y maestros activamente en la prevención de conflictos. 
  • Crear un método de intervención para prevenir y responder a los casos de violencia. 

Es importante no abandonar la monitorización constante de este problema, para medir los resultados de los esfuerzos. 

  • Como padre, sé un ejemplo de respeto para tus hijos. Muchos comportamientos de los niños se aprenden por imitación, pues muchas conductas y palabras sirven de gran influencia al permanecer en sus memorias. 

Es importante ofrecerles un entorno saludable, libre de violencia en todas sus formas. 

  • Como maestro, implementa estrategias de aprendizaje en donde se privilegie el trabajo en equipo de grupos heterogéneos (grupos étnicos, género, en riesgo de violencia, etc.). 

Esta medida, ayudará a superar las segregaciones y las exclusiones.

  • Activar grupos y/o personal de apoyo en las escuelas para atender casos de violencia de inmediato.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: